Nintendo, Microsoft y Sony Unen Fuerzas Contra Posibles Nuevos Impuestos En EEUU

Una union en favor de los consumidores

A principios de la semana pasada, Nintendo, Sony y Microsoft solicitaron al gobierno de los Estados Unidos que reconsiderara su postura sobre los aranceles aplicados a los productos importados de China a los Estados Unidos.

El trío de desarrolladores de videojuegos y consolas emitió una declaración conjunta en respuesta a la solicitud del Representante de USTrade de que se hicieran comentarios públicos sobre la aplicación de dichas tarifas, diciendo: “Solicitamos respetuosamente a la Administración que elimine la subpartida 9504.50.00 del HTSUS, que cubre las consolas de videojuegos, de la lista final de tarifas y, por lo tanto, que se abstenga de aplicar aranceles a estos productos”.

El arancel está siendo propuesto por la Administración de Trump como parte del enfrentamiento económico más amplio entre los Estados Unidos y China e incluiría un aumento del 25% en las consolas de videojuegos, controladores, máquinas recreativas e incluso juegos de mesa. El trío de fabricantes de consolas explica en su carta que “aunque apreciamos los esfuerzos de la Administración para proteger la propiedad intelectual de Estados Unidos y preservar el liderazgo de alta tecnología de Estados Unidos, el daño desproporcionado causado por estas tarifas a los consumidores y empresas de Estados Unidos menoscabará estos objetivos”.

Aumento de aranceles, reducción de ventas.

Las empresas afirman que el aumento de las tarifas no sólo significaría mayores costes para sus audiencias, sino que el aumento podría afectar no sólo a los propios fabricantes de consolas, sino también a los más de 65.000 desarrolladores de juegos de los Estados Unidos. “La reducción de las ventas de consolas de videojuegos conducirá sin duda a una reducción de las ventas de juegos, lo que probablemente tendrá un efecto perjudicial en las pequeñas y medianas empresas que fabrican estos juegos, y en los trabajadores que emplean“.
Por supuesto, la gran pregunta es ¿Qué tipo de efecto pueden tener estas tarifas en los consumidores estadounidenses?.
La carta afirma que “un aumento del precio del 25% probablemente pondrá una nueva consola de videojuegos fuera del alcance de muchas familias americanas que esperamos que estén en el mercado para esta temporada navideña“. Para aquellas compras que siguen adelante a pesar de las tarifas, los consumidores pagarían $840 millones más de lo que pagarían de otra manera. … Incluso después de contabilizar los nuevos ingresos arancelarios, el resultado es una pérdida neta de 350 millones de dólares para la economía de EE.UU. por cada año en que las tarifas permanecen en vigor, con la carga soportada por los consumidores de EE.UU.”.

Iniciar sesión

Enter username or email
Subir